viernes, 10 de octubre de 2008

lápiz

comenzó de casualidad, un día que no recuerdo, simplemente era necesaria una pastilla al día, y lo tragaba felíz con un vaso repleto de agua y el resto del día caminaba orgulloso por las calles.

pero aquello cambió.

tengo la impresión que fue hace poco, pero quizá sucedió hace años, una noche o una mañana, quién lo sabe, fueron dos pastillas, luego tres, luego muchas.

las trago, es cierto, pero no sé si con la misma felicidad que sentí al principio, no sé si aún camino orgulloso o si vagabundeo extraviado en callejones.

veo mis manos de donde crecen dedos largos que envuelven un lápiz y sostienen papeles olvidados. y quizá surgen en mis pesadillas algunas palabras y quizá se las deba a las pastillas

1 comentario:

fire dijo...

Tengo panico alas adicciones...
nunca las he padecido en mis carnes...pero si en personas muy allegadas...
perdi hace unos meses a un ser adorable a causa de una adiccion...
sean del tipo que sean les tengo panico...
por eso te dejo aki toda la energia de la que soy capaz...ni pastillas....ni alcohol...sikiera adiccionarse a una persona...
que nada te perturbe en tu paso por la vida...

un abrazo