miércoles, 10 de junio de 2009

tarde

qué importan las ganas o qué importa el deseo.

sin su voz suave y melodiosa al otro lado del auricular aquellos días son como cualquier otro.

largos y desabridos.


-----


mis dedos se han congelado y apretarlos contra los cuadratidos del teclado es doloroso, casi tan doloros como la tarde del siete de mayo de 1999, cuando, inflando el pecho de valentía, me atreví a cruzar el mar de multitudes hasta a penas percibirle el perfume carísimo que había comprado.

desvarío.


5 comentarios:

Sid dijo...

Mas que las ganas, lo que importa es el deseo. Que sería de nosotros si solo sintiéramos las ganas, hasta las ganas quedarían reducidas.

fgiucich dijo...

Un desvarío que duele, sin duda alguna. Abrazos.

Nausicaa dijo...

No, no desvarías, solo estas cubierto de nostalgia...

Amada Inmortal dijo...

Feliz día del escritor!!!

Cyrana dijo...

Pero CRUZASTE, eso es lo VALIOSO
besos,