martes, 24 de abril de 2012

fuiste tu


entonces siento miedo.

miedo de volver a equivocarme, de no saber si esta vez será lo correcto, de no poder volver atrás, de olvidarme y de olvidarte, de volver a decir lo indecible, de volver a perderte y a perderme.

entonces es cuando me sumergo en las pesadillas, porque ahí todo es posible. el miedo es un elemento decorativo de las noches, una sombre que se diluye como una melodía lejana, o como el aullido misterioso de los perros. como el hambre que devora a los coyotes.

luego, no hay más miedo, sino apenas una mancha en el pantalón.

2 comentarios:

Laura Hammer dijo...

George...sigues vivo...

George dijo...

Claro que si, creo...