jueves, 25 de septiembre de 2008

divagación

mientras preparo el informe solicitado por el Dueño, descubro, y comprendo, que todos a mi alrededor ya son viejos.

pero yo no tengo miedo; el miedo no existe para mi hoy.

¡ja!, la divagación es demasiado persistente. ha de ser el ejercito de viejos que se ha instalado a mi alrededor y me mira teclear en la computadora. "ahí, ahí, te faltó ahí", dicen señalando con sus manos rugosas  y sus uñas como láminas de plástico, retorcidas y vulgares.

debe ser porque el miedo lo he perdido luego de tanto saltar de abismo en abismo; aunque aveces se aparece por unos instante, quizá solo para hacerme recordar que todavía soy un ser humano.

 

3 comentarios:

Carlitos 7.9 dijo...

Todavia

a mi siempre de dieron miedo las manos de los viejos, cuando mi abuelo me daba la mano no podia evitar mirarle las venas

Yahuan dijo...

Si fueses una máquina que escribe, como supongo que pronto se intentará inventar, te diría que quizás no tengas miedo porque te muriste mientras intentabas experimentar el miedo artificialmente. Pero no eres na máquina y se supone que el relato no es nada personal y que tienes sentimientos. Así que sólo puedo decir que ahora me doy cuenta de que me he involucrado en tu escrito.

Me gustó.

Un beso.

Coro dijo...

Las manos... es una buena imagen.

Lindo texto,
saludos.