viernes, 28 de noviembre de 2008

¿Por qué ya no hablamos?

-       ¿Por qué ya no hablamos?

-       ¿Es una adivinanza?

-       No, no lo es. Pregunto porque ya casi nunca nos decimos nada; estamos uno cerca del otro, pero ninguno dice nada, ¿no te inquita eso?

-       No.

-       A mi sí, me molesta ese silencio nuestro, tan nuestro por cierto, porque si recuerdas bien nos conocimos una madrugada hace ya más de quince años.

-       Me acuerdo, éramos dos amebas aún... lo recuerdo y me da risa.

-       ¿Por qué ya no hablamos?

-       De repente porque nos han comido la lengua y lo único que se transporta entre nosotros son nuestros pensamientos.

-       De repente porque estamos...

-       ¿Dormidos o muertos?

-       No, yo creo que estamos despiertos, demasiado quizás. Lo sé por esas gotitas de agua que se amontonan dentro de tus ojos y se van rebalsando hacia fuera, ¿ves?, mira – pasó un dedo por su mejilla y le mostró el brillo de su lágrima.

-       No son lágrimas, bueno si, pero no estoy triste, es todo lo contrario, demasiado feliz, eso es, si, eso es.

-       Pero, ¿por qué no hablamos?, ¿por  qué no nos decimos lo que sentimos?

-       Yo también te voy a extrañar.

-       Yo también pienso que lo pájaros chillan demasiado fuerte.

 

Esa tarde, mientras almorzaban mirándose sin mirarse, hurgaban dentro de sí mismos las palabras que querían decirse y nunca se dijeron. Quizá fue lo mejor, quizá de esa forma absurda y despreocupada les quedó, aún, algo a que aferrarse; una tontería con la que mantener las esperanzas, aun sabiendo que con el tiempo estas se desvanecerían y quedaría de ellos solo una mera imagen de algo, de un aquello, de un de repente y de un quizá; aun sabiendo que con cada palabra no dicha estarían mucho más lejos y, sin embargo, estarías mucho mejor de lo que nunca estarían.

8 comentarios:

Carlitos Lavida dijo...

Dejarse de hablar es dejarse de verse, dejarse de oir, y dejarse tantas cosas a la vez crea un vacìo chiquito como un ombligo en el cenro de la memoria

Gittana dijo...

Dioses!!!!! aveces es tan dificil tener tantas cosas que decir y no decir nada... despues uno lamenta tantas cosas...

No se... sera que me gusta hablar mucho...

LuzdeLuna dijo...

Hay ocasiones en que el entendimiento mutuo no necesita las palabras,solo el estar juntos aún en el silencio es suficiente.

Daniel dijo...

k paja, me es muy familiar esa situasao

Coro dijo...

No hablan, sin embargo, se entienden...

¡Lindo texto!

Saludos

Nausicaa dijo...

Si, algunas palabras no dichas se mantienen como tesoros, capaces de solucionarlo todo, de llenar de esperanza. No se pronuncian por si acaso, por si la magia la hubiesemos inventado nosotros.

Amada Inmortal dijo...

si si si, paso dejo saludos y es porque ya no hablamos... besos

pamela dijo...

si dejaron de sentir lo que sentian antes ... eso si es preocupante , elno hablar no implica que ya no sea lo mismo . ..
aunq si llega hacer algo grave el que ya lo crean problema pues entonces ...Busquen metodos..