domingo, 14 de marzo de 2010

Oraciones y deseos

No seré yo, sino lo que tus oraciones dicten.
    Te buscaré con los pensamientos hasta el confín del mundo, volaré sobre los abismos que me habitan, navegaré por el negro universo y cruzaré las puertas de las constelaciones; entraré por tu ventana y te veré dormir. Allí, de pie, recitaré poemas y canciones que bendigan tus sueños, seré lo que tus oraciones digan.

    Luego, en la frontera del mundo estaremos juntos, como dos ángeles del ocaso nos veremos, allí nuestros cuerpos serán uno solo y con nuestras alas nos elevaremos por encima de las nubes y silbaremos una melodía que solo nuestros corazones conocen y la vida valdrá lo que siempre ha valido: un instante.

    Entre un suspiro y un parpadeo seremos el fuego y el demonio sentirá celos de nuestro amor, nos convertiremos en seres celestes, en monstruos marinos, almas en pena; tú serás un hada, yo un astro, tu una estrella brillante, yo tu sombra.

    Y, en seguida, en solo milenios o segundos, miraremos las ruinas de nuestro pasado, renaceremos como las constelaciones y brillaremos en las noches más negra, guiaremos a los navegantes, enseñaremos el arte y la historia al mundo, inventaremos cuentos y leyendas, canciones y poemas, crearemos universos enteros donde habitarán todos los dioses y su corte de ángeles: tus oraciones dictarán mi ser.

    Y entre un suspiro y un parpadeo, los hombres y todos sus inventos y su imaginación nos recordarán, escribirán nuestra historia en canciones y en poemas. Ya nada será incierto, cubriremos los abismos con nuestro único cuerpo y volaremos hacia las estrellas, pero tú serás una estrella y yo tu sombra: seré lo tus oraciones me dicten.

    El silencio estará cubierto con melodías bellas y nosotros seremos seres celestes, animales marinos, almas radiantes y crearemos el universo, tú serás el ocaso que besa suavemente el océano y yo te contemplaré despertar y anochecer. Será nuestro nuevo universo, serás la lluvia de la cual nos cobijaremos, los árboles de los bosques, todas las aves del mundo, serás todo lo que cabe en los pensamientos y a la velocidad de los deseos beberemos del pozo de los sueños. Ya nunca despertaremos.



    ......

    Dedicado a J.

3 comentarios:

fgiucich dijo...

El amor lo puede todo, amigo. Abrazos.

Yahuan dijo...

Es la excelsitud aparente en persona..
LA metáfora perfecta tal vez, lo demás se queda en la realidad indescifrable. En lo mejor hay muchos niveles, el que es esta vez no lo podemos ver. Espero que sea uno de los mejores dentro de lo mejor.

Mi abrazo.

Laura dijo...

Waw, !Que bien escribes! sigue así...