lunes, 29 de septiembre de 2008

A y B

Cada uno dijo que esperaría, pero A se fue a un lugar sin nombre y B caminó en círculos en ese parque lleno de arbustos sucios y perros carachosos.

Cada uno se había prometido decirse alguna frase bonita que, cada uno, había escrito en la soledad de sus habitaciones, habían cerrado las ventanas para que nadie los descubriese apuntando palabras cursis y dibujos de corazones; cada uno había escogido con esmero la ropa que utilizarían; cada uno había mentido en casa.

A, estaría haciendo un trabajo con una amigas. B, iría a jugar un partido de fútbol. pero A se fue a un lugar sin nombre que B intentó nombrar desde aquela ocasión, cada vez que caminaba en círculos, junto a los demás perros que peleaban por los huesos y se revolcaban en los arbustos.

2 comentarios:

Mixha dijo...

Algo kafkeano. me gustó. saludos

Gittana dijo...

acaso A y B son un nuevo comienzo????