sábado, 4 de octubre de 2008

Leonardo

Cuando supieron que llegaría al mundo, se armó un alboroto en casa de mamá, sus hermanos y hermanas recibieron la noticia “con pinzas”, en su lugar, los abuelos, se alegraron tanto que intentaron regresar de su viaje de vacaciones en que se encontraban. Sus hijos no lo permitieron.


Al contrario, en casa de papá bailaron toda la madrugada y terminaron desayunando a la hora del almuerzo. Mataron a los cinco patos que el tío Javier cuidaba y alimentaba con esmero, para la bienvenida de los familiares que vendrían de todas partes del país para la próxima La Navidad.


Es verdad que nadie me esperaba pero hubo fiesta como si ya estuviese dando pasos por la toda la casa, y de pronto, los hermanos y amigos de papá se convirtieron en mis tíos. Y las hermanas de mamá comenzaron a coser botitas y chompitas, rosados o azules, dependiendo de lo llegase.


Algunos meses después, ya recién salido de la puerta de horno, mis viejos se hicieron una pregunta importante: “¿y ahora, qué nombre le ponemos?” Tanta había sido la emoción de los padres primerizos que no habían pensado en el nombre de su crío.


Escogieron Leonardo, apresurados para llenar la partida de nacimiento, quién sabe por qué; nunca he sabido la verdadera historia sobre el origen del nombre, pese a haberla preguntado miles de veces, en reuniones familiares, en las navidades, en los cumpleaños, en los almuerzos.


Y cuando me han hecho la pregunta a mí, nunca he podido dar la respuesta que me gustaría, pues no la sé.


En alguna ocasión me dijeron que mi nombre había sido en honor y memoria de algún antepasado famoso y exitoso, del que luego de hacer las investigaciones correspondientes he descubierto que el nombre del susodicho era William y que hablaba un idioma ya desaparecido de la faz de la tierra y que Leonardo fue un segundo nombre que escogió para huir de la ley.


Otra historia que también me contaron es que mi nombre lo escogieron para hacer referencia al grandioso pintor, médico, inventor y científico Leonardo Da Vinci.


Así, viví engañado por muchos años, contándoles la misma historia a todos los amigos que fui conociendo durante tantos años, primero en la primaria, luego en la secundaría, en la academia y finalmente en la universidad. La mayoría respondía con entusiasmo y compartían mi alegría, pero en el fondo siempre supe que no me creían pues yo no se pintar ni mi nombre con una brocha gorda.


Hasta que un día me contaron la verdad. La misma que les referí al inicio, no sabían que estaba en camino y fue lo primero que se vino a sus cabezas a la hora de firmar el acta de nacimiento.


No se ustedes, pero a mi me gusta esa historia. Y Leonardo, es solo uno de mis nombres.

5 comentarios:

Lena dijo...

Bueno, George Leonardo...a mí tambiñen me gusta mucho la historia.

Tengo una suerte de fascinación con el tema nominativo.

Y es que vengo de una familia en la que nadie se llama como dice llamarse.

Un beso

caramelo dijo...

y por último, si logramos saber el por que del nombre pasa que no nos gusta y nos hemos pasado la mitad de la vida aceptándolo y cuando lo logramos alguien decide llamarnos por otro nombre y así nos pasamos, de nombre en nombre entre familiares, amigos, extraños, formularios, correspondencia y certificados...

un abrazo,

Karol_a dijo...

A mi también me gusta la historia, y Leonardo es un nombre muy bonito además de tener garra, suena con personalidad.
En mi casa pasa algo raro con los nombres, a mi madre le gustan los nombres compuestos, diría yo demasiado compuestos, ya ves yo tengo tres nombres jaja me recuerda a los seriales ajúu, lo malo de ello es que al tener tres nombres cada uno te llama como más le gusta y a veces es un incordio.
Saludos Leonardo.

Mixha dijo...

Buena historia, te llams Leonardo?
saludos

Fabiana dijo...

tu historia me hizo acordar a como cuenta las historias gabriel garcia marquez!!
esta bueno tener una historia para contar respecto al nombre... creo que termina gustandote mas que cuando simplemente la eleccion solo paso por el gusto de tus padres.. y leonardo es un hermoso nombre ademas!
esta bueno el blog! vuelvo.
saludos.