viernes, 3 de octubre de 2008

divagacion

Por mis venas corre café, negrísimo y meloso, apenas una cucharadita de azúcar, apenas dulce, pero si amargo y felíz.

Por mis venas corre el veneno de los recuerdos, como rocas arrastradas por corrientes submarinas, como olas clandestinas que arrasan lo que encuentra a su paso.

Por mi venas corre el rumor de las voces, el quejido de los siglos amontonados en historias descabelladas.

Por mis venas corren los deseos rabiosos de las parcas, y por su furioso rostro corre el deseo de mi sangre bañando las costas del silencio.

5 comentarios:

Gittana dijo...

Por las venas corre la vida... corre los aciertos y desaciertos...
por las venas corren todos tus etternos sentimientos...

hermoso poema...

Luna dijo...

En mis venas hay cola de carpintero, cada vez + pegoteada.
Gracias por tu comentario en vikingo aunque no entendi bien...
x
M

Juanito el caminante dijo...

Será que el café te hizo escribir este poema...?

Carlitos 7.9 dijo...

Oye qué buena imagen de cabecera!

Sol dijo...

Mostro! Has vuelto escribiendo con fuerza. Como un fénix... no? Pero ya hemos conversado sobre fénixes y otras rocas...

La cosa es que este me gustó mucho. :)