martes, 3 de noviembre de 2009

laberinto

mi casa como un laberinto
donde pueda extraviar los pasos
las almas desganadas
el corazón en tinieblas

mi casa como un laberitno
para escapar de los años
de los días grises
como cuando éramos uno

3 comentarios:

Yahuan dijo...

Eso es tener una casa, y una casa que se siente como casa propia, como hogar, eso no es poca cosa.

Un abrazo.

George dijo...

nada...
solo quisiera felicitar a todos aquellos que heróicamente regresan a este país olvidado, a estas alturas, son solo dos o tres... jejeje

Graciela dijo...

Yo también he venido a visitarte y encuentro bellos aquí textos muy bellos: Melancolía, laberintos, amor y muerte.
Todos los recorremos en nuestras vidas en distintos momentos.
Gracias por el video que pasaste, esa joven hace magia con sus manos y un puñado de arena. Tal vez más adelante lo postee.
Cariños!