lunes, 31 de mayo de 2010

confia en mí

es una noche de tragedia, dijo. yo le escuchaba. es una noche de mierda, sentenció. dio la vuelta. despareció. la noche se la tragó. era una noche muy oscura. recuerdo que por aquellos días habían muchos apagones; nosotros, aun niños, jugábamos a las escondidas.

entonces Hella apareció, la única persona a quien admiraba en este mundo, yo le miraba desde mi escondite, intentaba respirar lo menos posible, moverme lo menos posible, de ello dependía mi supervivencia. y cuando dio la vuelta y desaparecía, alcancé a escucharle "confía en mi" dijo. y la noche se la tragó.

1 comentario:

Amada Inmortal dijo...

confiar? puede ser.. depende... hay que ver... besos