domingo, 5 de julio de 2009

bello

No devores mi carne

Mientras aun sueño

El abismo bajo mis pies

El aire calmo, el sereno mar.


No devores mis ojos

Mientras aun no despierto

Cuando mis alas se desplieguen

Sobre un mundo bello

Como las tormentas eléctricas


No devores mi miedo

Mientras me desvaneces con magia

Con hechizos y pociones rotas que verter

Sobre el altar de los sacrificios


No devores mi nostalgia

Devuélveme el corazón

Las manos de cadáver

Las sucias manos de asesino


No devores mis deseos

Arrójalos a un pozo con agua

Que su calma y su silencio

Sirvan de tumba de innecesario recuerdo.


No devores mi muerte

Libérame del abismo bajo mis pies

Del océano agitado

Sobre un mundo bello.

2 comentarios:

Pablo Mariosa dijo...

Hacía mucho que no pasaba por acá.

Es bueno volver a leerte.

Aprovecho la oportunidad para invitarte a participar de la creación de un escrito conjunto.

Saludos,

Pablo

Nausicaa dijo...

:) Un mundo bello, una razón para vivir más que acetable.